Coronavirus portada

Hoy hablamos de Coronavirus, FakeNews y consecuencias económicas. Después de nuestro artículo El Coronavirus nos deja sin Mobile World Congress la actualidad vuelve a mandar. El Covid-19 sigue estando en boca de todos, provocando Fake News y consecuencias económicas en todo el mundo.

Coronavirus.

No hemos querido extendernos mucho en todo lo que rodea al Covid-19 (Coronavirus) debido a que está sobradamente tratado en casi todos los medios de comunicación. Este virus manda la actualidad informativa desde que se reportó su existencia en China, en Diciembre de 2019. Ha provocado la atención de todos los medios y una pandemia desinformativa en la red.

Fake News.

Para poner a [email protected] lectoras/es en materia, y para todo aquel que no haya leído antes sobre desinformación y noticias falsas, me gustaría ofrecer un pequeño resumen sobre lo que es un bulo o noticia falsa. Para salirnos de tecnicismos vamos a intentar explicarlo de la siguiente manera:

Dos conceptos, por una parte el de noticia. Según la Real Academia Española de la Lengua, noticia es una información importante sobre algo que se desea divulgar. Por otra parte, la RAE también dice que Bulo es una noticia falsa propagada con algún fin.

Con estas dos definiciones que hemos puesto (consultables en el diccionario de la RAE), nuestra noticia falsa (fake new) puede ser una información, que se ha vertido en los diferentes medios de comunicación y que busca propagar una información que no es cierta o contrastada.

Los medios de propagación.

Observando las definiciones que nos aporta el diccionario, vemos que la mentira no es algo nuevo. Con el auge de Internet en el siglo XXI, podemos observar como las falsas noticias han cobrado fuerza por la rapidez de expansión de ese medio. Antes del apogeo que vive la red de redes, los medios tradicionales solían ser la prensa (en papel), la radio y la televisión. Los anteriores venían siendo los medios de comunicación por excelencia y ejercían el monopolio de la información. Por motivos obvios de costes e infraestructuras, propagar noticias falsas era difícil (al menos en estados democratizados). Con la entrada de Internet, las posibilidades de “desinformar” se vuelven asequibles económica y materialmente. Si sumamos el progresivo cambio en la forma en la que los ciudadanos se informan (donde la televisión ha pasado a ser sustituida por medios como redes sociales) el escenario es completamente diferente, con actores que tienen cierta relevancia.

Redes sociales

Las redes sociales han desplazado a los medios de información tradicionales.

¿Quién desinforma, por qué desinforma?

Un estado, una empresa, un medio de comunicación, una persona. Casi cualquiera puede verter un bulo o hoax. El desinformador puede ser cualquiera de los anteriores e inclusive un conjunto de éstos. Los fines pueden ser con motivos desestabilizadores, económicos, políticos… También como medio de gastar una broma entre otros. Es recomendable leer el artículo XIII JORNADAS STIC CCN-CERT 2019 donde nos mostraron muchos ejemplos entorno a estos actores. Como mencionamos arriba con la llegada de Internet y la sustitución de las fuentes tradicionales de información, es posible generar contenido que corra rapidamente por canales como las redes sociales. Aquí tengo que recomendar el artículo Telegram la APP de mensajería más usada por manifestantes donde nos muestra el uso en masa de esta aplicación con la potencia de sus canales como altavoz informativo. Es sin duda un buen ejemplo de la fuerza que tienen las tecnologías para informar (o desinformar).

Consecuencias económicas.

Algo importante y por lo que hemos titulado este artículo Coronavirus, FakeNews y consecuencias económicas es la fuerza de los mercados y los capitales. En toda crisis (en este caso una médica) las pérdidas económicas pueden ser enormes. Si le añadimos una potente fuente de desinformación, obtenemos como resultado mayores pérdidas producto de la incertidumbre en el inversor.

Bolsa desplomándose

Las bolsas de todo el mundo se han desplomado por el Coronavirus.

Cae la bolsa.

Desde que el virus se convirtió en noticia, hemos sido testigos de pérdidas en las bolsas de todo el mundo. El miedo a la propagación y el contagio del Covid-19 hace tambalear los mercados. Como norma general, los inversores suelen ser conservadores cuando se observa alguna incidencia. Con lo arriba opinado sobre las noticias falsas, parece claro que éstas pueden originar un descrédito mayor y sembrar la duda en los accionistas. Al final no sólo el problema principal sino el descrédito y los bulos provocan una situación negativa por parte de los mercados. En el momento de escribir estas líneas es pronto para hacer una valoración de las consecuencias económicas del Coronavirus, pero también de las noticias falsas y bulos sobre el virus que se están generando. Una vez se vayan detectando las desinformaciones vertidas, con detenimiento se podrá observar el daño que han podido causar estos bulos.

Conclusiones.

La desinformación está entre nosotros e Internet propicia que los bulos corran rapidamente por la red. Los nuevos medios de comunicación en masa parecen ser las redes sociales y las aplicaciones de mensajería. Con este nuevo escenario, ya hemos sido testigos de campañas de desinformación durante elecciones en países democráticos, o intentos de sabotear eventos y formas de vida.

¿Será el Covid-19 la pandemia de la desinformación?

No sólo los expertos médicos y científicos de todo el mundo están ante un desafio. Los expertos en Ciberseguridad se tienen que enfrentar a esta tendencia en redes sociales. Hemos visto ya consecuencias directas en la seguridad informática como Problemas de seguridad en la APP Zoom. Coronavirus, FakeNews y consecuencias económicas, esta información ocurre minuto a minuto y no saldrá del foco hasta que se llegue a una solución.

Medidas para paliar la desinformación sobre el Coronavirus.

Desde luego las redes sociales han tomado medidas para intentar que fuentes no oficiales o con falta de reputación en el tema, no transgiversen la verdad. Hace tiempo que en la mayoría de ellas funciona el check o tick de color azul señalandonos un perfil verificado. También la posibilidad de reportar cuentas de dudosa entidad. Esos casos los tenemos en Facebook, Twitter, Instagram o Linkedin entre otras. Esas redes ya han tenido problemas en el pasado siendo algunos graves por lo que tuvieron que tomar medidas de cara a sus clientes y usuarios.

Check azul Twitter

Muchas redes sociales han implantado un Check o Tick para verificar las cuentas oficiales.

No corren la misma suerte aplicaciones de mensajería y foros.

Es más difícil aplicar un filtro en este caso. Los canales de aplicaciones como Telegram o Whatsapp entre otras, son una potente fuente de desinformación. También pasa en los foros. En ambos casos se depende del buen hacer de la persona que modera ( si es que la hay). Seguro que por alguno de los muchos grupos que dispones te ha llegado algún bulo facilmente identificable. Ojo, no queremos que se malinterprete nuestras palabras. Es maravilloso disponer de muchos canales de información, pero cuando ocurre una eventualidad se cargan rápidamente de bulos y opiniones no contrastadas.

Soluciones para obtener información veráz.

La mejor de todas, el sentido común. Una mentira contada mil veces no se convierte en verdad, aunque salga en internet. Se deben contrastar las informaciones, los medios oficiales de los países cuentan con servicios que nos deben informar (al menos en países con cierto grado de democracia y estados que respetan los derechos). Los organismos públicos especializados deberían ser siempre nuestra primera fuente de información ante la gestión de una crisis. Recordemos que éstos tienen medios especializados que huyen del sensacionalismo. Se amparan en fuentes expertas y especializadas en el problema. Con respecto a los medios de comunicación, exísten de todo tipo. Algunos opinarán con mayor o menor conocimiento de causa al ser el Coronavirus la actualidad. Se debería huir de plataformas que no contrastan o han vertido anteriormente desinformaciones. Recordar que existen cuentas Fake a modo satírico que aunque cuentan con muchos seguidores en redes sociales no son fuentes de información creíble

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo Coronavirus, FakeNews y consecuencias económicas. En Enclave Informático nos encontramos desarrollando un recurso contra la desinformación, que esperamos poder publicar para uso de los lectores cuando esté listo.